La alimentación y el ejercicio físico en la salud

Autora: Alicia Arenas . Dietista – Nutricionista

Desde el Centro de Nutrición Garenas abogamos por la importancia de una alimentación saludable y la práctica de ejercicio físico como un tándem inseparable para la mejora y el mantenimiento de la salud.

Alimentación y Ejercicio Físico para la salud

Casi siempre se habla de la repercusión favorable que sobre la salud tiene la adopción de unos buenos hábitos alimentarios y de actividad física. Hay innumerables estudios científicos que respaldan esta recomendación para promover la salud a largo plazo y reducir riesgos de enfermedades no transmisibles como las enfermedades cardiovasculares, el cáncer o la diabetes tipo 2 (1,2).

En cuanto a la alimentación, es constatable que no solo tiene una repercusión positiva en la salud basar la alimentación en productos de origen vegetal, comer variedad y calidad de estos, sino que igual o más importante es dejar de comer alimentos o productos con baja calidad, poca densidad nutricional y nutricionalmente desequilibrados (3,4). Suelen ser formulaciones de ingredientes que presentan un elevado contenido en azúcares libres, grasas de mala calidad, altas cantidades de sal, bajo contenido en proteína, fibra alimentaria, minerales y vitaminas, diseñados por la industria alimentaria para hacer que el producto final sea más agradable al paladar (4).

Pero no hay que olvidar tampoco el impacto que supone en la salud el sedentarismo. Y es que los riesgos de la falta de actividad y ejercicio físico son elevados, incrementando, como se ha comentado anteriormente, el riesgo de enfermedades no transmisibles como las cardiovasculares, la depresión, el cáncer o la diabetes tipo 2 (5). La OMS considera al sedentarismo como el cuarto factor de riesgo de mortalidad prematura a nivel global, sólo por detrás de la hipertensión, el consumo de tabaco y los niveles elevados de azúcar en sangre (6).

Por ello, adoptar unos hábitos saludables, no sólo implica comer más alimentos de origen vegetal, también es importante dejar de comer productos como los ultraprocesados, que lejos de aportar beneficios a nuestra salud nos alejan de las recomendaciones nutricionales y de una alimentación saludable. Y a la par, aumentar la actividad física a un mínimo de 60’ diarios y disminuir el sedentarismo mediante conductas como priorizar el transporte activo, pueden ser buenas estrategias para prevenir y tratar las enfermedades no transmisibles: “cualquier forma de movimiento físico es beneficiosa”.

BIBLIOGRAFÍA

1. Dietz WH, Douglas CE, Brownson RC. Chronic disease prevention: Tobacco avoidance, physical activity, and nutrition for a healthy start. JAMA. 2016; 316 (16): 1645-1646.

2. Organización Mundial de la Salud. Informe sobre la situación mundial de las enfermedades no transmisibles 2010. RESUMEN DE ORIENTACIÓN [Internet]. Ginebra: OMS; 2011. Disponible en: https://www.who.int/nmh/publications/ncd_report_summary_es.pdf

3. Blekkenhorst LC, Sim M, Bondonno CP, Bondonno NP, Ward NC, Prince RL, et al. Cardiovascular health benefits of specific vegetable types: A narrative review. Nutrients. 2018; 10 (5): 595.

4. Elizabeth L, Machado P, Zinöcker M, Baker P, Lawrence M. Ultra-processed foods and health outcomes: A narrative review. Nutrients. 2020; 12 (7): 1955.

5. Arena R, Lavie CJ. Moving more and sitting less – Now more than ever-an important message for the prevention and treatment of chronic disease and pandemics. Prog Cardiovasc Dis. 2020; On line ahead of print. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC7554455/

6. Organización Mundial de la Salud [Internet]. Ginebra: OMS; 2017. Estrategia mundial sobre régimen alimentario, actividad física y salud: Actividad física. Disponible en: https://www.who.int/dietphysicalactivity/pa/es/#:~:text=Se%20considera%20actividad%20f%C3%ADsica%20cualquier,registradas%20en%20todo%20el%20mundo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba